Durante los pasos finales del proceso de selección de proveedores se puede solicitar una muestra de producto terminado, pues la mejor forma de saber si se cumplen las especificaciones deseadas es probando el producto que estamos por comprar.

Al hablar de una muestra de producto en esta entrada, se hace referencia a una unidad de un artículo concreto con todos los componentes de esa unidad, es decir: si se está cotizando la producción de una pieza mecánica, una muestra será la unidad de la pieza con todos sus componentes y no sólo una parte.

Comprobar la calidad de materiales usados por el proveedor, comprobar nuestro diseño y funcionalidad y reducir riesgos y costos a futuro son ventajas bien conocidas de las muestras. Sin embargo, hay ventajas más allá de las obvias. En la lista a continuación se detallarán cuatro ventajas que parten de un punto especial: la muestra no sólo es del producto, sino del proveedor y su servicio.

Cuando se hace una solicitud de muestra, además de recibir el producto también se prueba el servicio del proveedor, viviendo el proceso de compra aunque en una escala mucho menor a la que se pretende establecer. Dentro de otras cosas, podemos probar lo siguiente:

  1. Conocimiento del proveedor: Sin duda tener un proveedor que conozca a la perfección su ramo es un activo deseable en cualquier compañía y permite un nivel de especialización y perfeccionamiento al que no se puede tener acceso desde la visión general que se suele tener en el proyecto o dentro de la compañía. Todo ese conocimiento puede ponerse al servicio del proyecto, convirtiendo a ese proveedor en un potente aliado.
  2. Comunicación y procesamiento de orden: Es posible verificar los tiempos de respuesta a las comunicaciones, la facilidad y forma de trato, el proceso de afinar especificaciones, incluso medir los tiempos de procesamiento de todos estos pasos puede dar una mejor idea de la forma de trabajo del proveedor y cómo será trabajar con éste a la hora de la fase de producción.
  3. Manejo y envío del producto: Desde que sale de almacén de proveedor hasta que su llegada al punto final, se puede observar el recorrido del producto así como el trato y el tiempo que lleva; aunque sea a una escala muy diferente, esto funciona para probar de primera mano los procesos del proveedor.
  4. Servicio post-venta, resolución de problemas y trabajo en conjunto: Una vez recibido el artículo y pasadas las pruebas necesarias, cualquier comentario, corrección o cambio que se desee y la reacción del proveedor al recibirlas ayuda a conocer el trato y servicio post-venta que se recibirá en la fase de producción. Además, como se mencionó previamente, el proveedor y su conocimiento pueden convertirse en fuertes aliados si se trabaja en conjunto para mejorar diseño o solucionar problemas; es en esta fase donde se prueba el nivel de compromiso del proveedor y donde se puede establecer esta relación o alianza de trabajo en conjunto.

 

Conclusión

Más allá de servir únicamente para probar el producto, solicitar una muestra puede resolver diversos problemas antes de que aparezcan y ayudar a establecer la relación más adecuada con los proveedores.

 

En Seal and Foam ¡queremos ser tus aliados!

Contáctanos para solicitar una muestra.