El control presupuestal es un elemento crítico para el buen desarrollo de un proyecto automotriz. Cualquier cabeza de proyecto sabe la importancia de esta variable, así como los diferentes factores que pueden alterar el balance o las predicciones hechas para garantizar que un desarrollo se hará en tiempo y forma.

El control de gastos es una de las áreas más difíciles de pronosticar pues está sujeto a factores como prestaciones para los empleados, sindicatos y salarios. Sin embargo, existe un factor de gasto que a veces no se contempla como debería: los costos por fallo de proveedor.

Es normal que una organización planee y presupueste compras y el costo del proyecto en general, pero sueles suceder que los costos ante alguna falla u omisión por parte del proveedor no se toman en cuenta.

 

Fallas comunes

Las fallas más comunes de los proveedores suelen caer en dos categorías:

  1. Fallas por calidad: Causan costos adicionales a la compañía por actividades como revisión de producto, rechazos, devoluciones, pedidos urgentes, reordenar, rerecibir y reinspecciones.
  2. Fallas por tiempo: Los costos adicionales se ocasionan debido a entregas tardías, órdenes retrasadas, lead times variables y envíos incorrectos.

Como resultado de los primeros, además de perjudicar a la compañía en términos económicos por devoluciones por parte de los clientes, ejecución de garantías, liquidación de daños o cancelaciones de órdenes, la imagen de la empresa queda marcada al entregar artículos deficientes. Los segundos pueden afectar la producción y forzar paros de línea, entregas tardías a clientes finales, así como aumento de inventarios.

Sobra decir que cualquiera de estos dos escenarios es sumamente indeseable y las cabezas de proyecto deberían hacer lo posible por evitarlos a toda costa.

Sin embargo, dado que parte de ese proceso recae en el proveedor elegido, debería exigírseles una calidad de atención excepcional, así como los mejores estándares de operación.

 

La propuesta Seal & Foam

Nosotros en Seal & Foam creemos en ese principio de responsabilidad compartida y actuamos con base en él, para ofrecerle a nuestros clientes una atención más parecida a un aliado que a un proveedor.

En este sentido, nuestra meta es acompañar a cada uno de nuestros clientes en el desarrollo de cada proyecto desde la etapa en la que nos incluyan, ya sea diseño inicial, producción en masa, corrección de errores y pruebas, etc.

Somos expertos en generar diseños prácticos o personalizados para la solución de problemas específicos sin detener ningún proceso, al igual que poder cumplir con entregas urgentes y acortar tiempos de materiales.

Por si fuera poco, podemos entregarte una cotización con muestras de producto para realizar pruebas en prototipos y ajustes en el diseño según se requieran, sin mencionar tener un impacto positivo en costos y tiempos, con la intención de ayudar a mantener las predicciones anticipadas.

Para ello, nos agrada poder contribuir con propuestas inmediatas de cambios, así como apoyo para optimizar diseños que nuestros clientes ya tengan listos.

Nuestra meta es lograr un resultado en conjunto que sea útil y duradero para cada cliente con quien participamos, así como ofrecer un ambiente de colaboración y calidad.

 

¡Permítenos ayudarte a llevar tu siguiente proyecto a buen puerto!

¡Contáctanos! Será un gusto ayudarte.