La cadena de suministros de una producción es como un reloj, cada engrane tiene una tarea en el funcionamiento total del mecanismo y si uno deja de caminar puede que la hora marcada no sea correcta, que el reloj se atrase o, peor aún, se detenga.

En el caso de la industria automotriz, miles de partes y procesos deben coordinarse y llegar a la fábrica en el momento preciso para su uso/ejecución en tiempo y forma. La falla en cualquiera de estos engranes es la peor pesadilla de un jefe de proyecto.

Para cualquier planta, un solo día en paro de producción significa incumplimientos en plazos de entrega, así como pérdidas monetarias que pueden alcanzar cifras millonarias.

 

El caso BMW

 Mientras que los paros en producción son sumamente desafortunados, la realidad es que suceden de vez en cuando hasta en las compañías más grandes. El año pasado, el gigante alemán BMW tuvo que detener la producción de los modelos Serie 1, 2, 3 y 4 debido a que unos de sus proveedores (Bosch) no contaba con el inventario necesario para cubrir la demanda de la armadora.

Debido a que la producción de las piezas necesarias se lleva a cabo en una escala internacional, varias fábricas alrededor del mundo se vieron afectadas.

Poco más de una semana después, la producción reinició, pero el costo para ambas empresas, tanto en lo económico como en lo profesional, fue evidente.

 

Un proveedor impecable

 Dependiendo del tamaño de sus operaciones, algunos proveedores se ven en la necesidad de contratar servicios externos para cumplir con el volumen de pedidos necesarios. Mientras que no es un punto en contra, sí puede exponer la producción a descuidos por parte de terceros; mismos que pueden generar problemas con los clientes.

Proveedores más pequeños pueden presentar una solución diferente al garantizar una manufactura con mayor control de calidad, incluso in-house, que cumpla los estándares requeridos por la industria y el cliente, garantizando así el éxito del proyecto en turno y el cumplimiento de plazos acordados.

En este sentido, Seal & Foam (proveedor Tier 2) es un fabricante con una marca impecable, capaz de cumplir con los pedidos de cada cliente que nos visita, así como hacer cara a situaciones y correcciones urgentes en tiempos récord.

Cada proyecto en el que participamos se vuelve nuestro proyecto.

Por si fuera poco, también contamos con la posibilidad de generar o proporcionar muestras gratuitas de nuestros productos para su uso en pruebas y cambios en diseño; nuestra propuesta es acompañar a cada cliente en la totalidad del proceso y cuidarlo como si fuera propio, colaborando para evitar paros en producción y aportar soluciones creativas en cada caso.

 

Conclusión

Los paros de línea son una situación poco deseable, para la cual es bueno estar preparado. Una medida que puede contribuir a esto es la selección de un proveedor que pueda aportar soluciones previo a que inicie la producción, así como acompañar a la OEM en cada paso del proyecto para estar atento a cualquier amenaza de paro.

 

¡No esperes más! ¡Solicita tu muestra gratis hoy mismo!

¡Será un placer ayudarte a evitar paros inesperados!