Durante cualquier desarrollo de producto es necesario evaluar el diseño y el estatus de la producción contra los requerimientos originales y resultados. Las revisiones de diseño se llevan a cabo para medir el éxito de un proyecto y ayudan a priorizar los siguientes pasos a seguir, así como las características que pueden desarrollarse.

Trabajando hombro con hombro con proveedores puede ofrecer un plus a la revisión interna de una compañía. Los insights que puede ofrecer el fabricante directo de las partes que componen el diseño serán de mucha utilidad para resolver problemas durante el ensamblado o diseño y evitar retrabajos o, peor aún, paros de línea que podrían evitarse solicitando cambios directos al fabricante de un insumo determinado.

Para ayudar a esto, te presentamos ¿cómo realizar una revisión de diseño eficiente con tu proveedor?

 

  1. Preparando la sesión

Es importante establecer lineamientos y restricciones para encaminar la revisión del diseño. Dentro de ellas es conveniente recordar las metas de negocio y las metas del proyecto que los stakeholders desean lograr, así como la temporalidad y los entregables del mismo (incluyendo los elementos completados y sobresalientes). De igual manera, los lineamientos pueden indicar qué aspectos del diseño no se pueden modificar.

Por otro lado, es importante establecer la meta del equipo de revisión, así como limitar el número de preguntas que la sesión responderá. Los siguientes ejemplos pueden servir como punto de partida:

  • ¿Es posible simplificar X característica?
  • ¿Qué sucede si elminamos tal o cual elemento o producto?
  • ¿Qué funciones están siendo atendidas?, ¿cuáles relegadas?
  • ¿Qué sucede si cambiamos determinado material?

 

  1. Durante la sesión

El ritmo debe ser ágil para generar primeras impresiones y retroalimentación. Todo aquello fuera de los requerimientos no forma parte de la reunión. El enfoque debe permanecer en las decisiones sobre el diseño que ya se han hecho y el análisis que validará dichas decisiones. Toda retroalimentación es importante y todos los invitados deben contar con tiempo para revisar el prototipo y emitir sus comentarios. La participación de todos es fundamental y la discusión de la validez de cada idea aportada también.

 

TIP: Como mecanismo para resolver desacuerdos o disputas, así como para lidiar con ideas fuera de lugar, sugerimos repartir post-its con algún código de color para emitir votos (a favor, en contra y posponer).

 

  1. Retroalimentación

Toda retroalimentación durante la junta debe ser respaldada de manera digital para poder compartirla y que sea de fácil distribución entre los miembros del equipo. La retroalimentación subjetiva o emocional debe permanecer fuera del archivo, pues no ayuda al flujo de trabajo; la mayoría de las veces carece de datos/hechos y pueden desviar la atención del equipo.

 

  1. Después de la revisión

La retroalimentación de la revisión de diseño debe priorizarse y convertirse en actividades concretas para revisión y consulta en caso de que haya necesidad de una revisión posterior. Es recomendable asignar tiempo suficiente para la valoración de los datos obtenidos en la junta y poder así comenzar un ciclo de investigación y experimentación para explorar posibles soluciones al problema inicial.

 

Conclusiones

Una revisión de diseño es una gran forma de generar retroalimentación y validar propuestas. También ayudan a generar colaboración y dinamismo entre los elementos del proveedor y los de la compañía para resolver los requerimientos de un proyecto. Al mismo tiempo, ayudan a generar una cultura interna de diseño enfocada en resolver problemas y encontrar áreas de oportunidad para siguientes esfuerzos.

 

¿Acostumbras involucrar a tus proveedores en tu revisión de diseños?
¿Tus proveedores te ofrecen estar contigo para resolver problemas?
¡Cuéntanos tu experiencia!