La búsqueda de un proveedor que pueda garantizar la calidad del producto o servicio que facilita es algo que lleva tiempo y esfuerzo. Una vez que se logra, dicho proveedor es un recurso muy valioso.

En otras publicaciones hemos tocado temas de gestión y evaluación de proveedores, sin embargo todo ello es sin duda importante por el resultado final: un producto o servicio de calidad que se busca para realizar el negocio propio. Pero ¿cómo asegurar que dicho producto cumple con las especificaciones solicitadas por los clientes internos y tiene la calidad requerida?

Recursos y procesos como las inspecciones por atributos o por defectos son utilizados desde hace años en este afán de garantizar la calidad del producto comprado. Sin duda existen herramientas poderosas para este fin y varias normas y actualizaciones que establecen estándares internacionales en esta materia. No hay duda que realizar inspecciones post-compra es necesario en una gestión de proveedores adecuada, pero ¿qué se puede hacer antes de establecer una relación cliente –proveedor?

Para asegurarnos en la medida de lo posible de la calidad del producto que estamos buscando comprarle a dicho proveedor, aún antes de iniciar la relación cliente-proveedor y establecer contratos, puede haber diferentes opciones:

 

  • Realizar un análisis del proveedor y la información disponible en sus sitios web o impresos entregables a la sección de compras. Dentro de este análisis se sugiere buscar cuáles son sus estándares de fabricación; reglas y normas que cumplen o rigen la línea de manufactura; procesos de inspección que siguen, si son llevados a cabo por una compañía especializada o son realizados in-house, y cualquier regulación a la cual deba estar sujeta el producto en cuestión.

 

  • Inspección de la opinión de sus clientes existentes. Es común encontrar reseñas u opiniones directamente de aquellos que ya han trabajado con ciertos proveedores. Aunque no se recomienda que éste sea el principal o único parámetro a analizar, podemos encontrar información valiosa de este modo.

 

  • Solicitar muestras y analizarlas con los clientes internos para comprobar de primera mano si se cumplen las especificaciones requeridas. Sin duda, ésta es la forma óptima de garantizar la calidad de un producto. ¿Qué mejor forma que tener el producto terminado para analizarlo con quien lo utiliza? Aunque no es una práctica estándar aún, existen proveedores que buscan establecer una relación de confianza demostrando la calidad de los productos y trabajando junto con los clientes internos desde incluso antes del establecimiento de una relación comercial.

 

Conclusión

La inspección constante de los productos que se reciben, sean de proveedores nuevos o viejos, es y será de suma importancia en todo negocio. Asimismo, los departamentos de compras suelen realizar análisis exhaustivos sobre los proveedores antes de establecer una relación con ellos. A estas prácticas ya establecidas podemos sumarle la solicitud de muestras de producto terminado, de tal forma que estemos seguros de estar con un proveedor que cumplirá las especificaciones requeridas.

 

¿Cuentas con algún proveedor que te ofrezca muestras antes de la venta?

¿Crees que esto le añada valor al proveedor?

¡Esperamos tus comentarios!